Reglas de etiqueta de la nobleza rusa en el siglo XIX

Durante el siglo XIX la nobleza rusa tomaba las reglas de etiqueta como un arte social que le hacía tener prestigio dentro de círculo social local y extranjero.

Cada movimiento, espacio y acción antes, durante y luego de la comida tenían un significado bien entendido entre los comensales más cercanos que dejaban muy en claro la posición de cada miembro dentro de la nobleza rusa. 

 

La mujer del mercader («Купчиха за чаем»), de Boris Kustodiev, 1918

 

Principales reglas de etiqueta que respetaba la nobleza rusa en el siglo XIX:

 

El lugar del asiento en la mesa

Cada asiento en la mesa guardaba un significado con respecto a la relación que se tenía con la nobleza.

A la cabecera de la mesa se sentaba la persona con mayor poder, a su derecha se sentaba la esposa y el lado izquierdo se guardaba para cualquier persona invitada a la que se apreciara mucho, era un puesto de honor.

El resto de los puestos eran para los familiares y amigos, mientras más lejos se sentase una persona de la cabecera menor posición social o menor relación se tenía con la nobleza.

 

El tipo de vajilla

Las vajillas más pesadas de plata se dejaban para cuando se tuvieran invitados especiales.

La vajilla común era utilizada para la comida diaria. Era frecuente encontrar que las servilletas tuvieran bordadas las iniciales del anfitrión de la cena.

 

Tener un chef extranjero

El trabajo de un chef de cocina era muy bien valorado dentro de la nobleza rusa; incluso tener un chef extranjero era una situación que ameritaba presumir entre invitados y amigos; ya que darse este lujo sólo era posible entre terratenientes muy ricos.

 

Hora puntual para el almuerzo

La hora del almuerzo era entre doce y una, rara vez pasaba de la una. Respetar este horario de comida se consideraba esencial para mantener las reglas de etiqueta dentro del hogar de la nobleza.

Pocas personas se les permitía comer fuera de este horario, por ejemplo a las dos almorzaban personas de la nobleza a las que se les reconocía la importancia de su presencia en otros lugares a la hora de la comida.

 

«En la mesa de té» (1851), obra de Alexéi Voloskov.

               

La conversación dentro de la comida

Mantenerse callado a la hora de comer era un símbolo de mala educación por parte de la persona que lo hacía, el silencio se consideraba un manejo inadecuado de las emociones.

Mantenerse conversando era lo más prudente sobre temas del día a día. Estaba prohibido hablar de temas de enfermedad, relacionados con la servidumbre o temas polémicos como de política o el romance.

 

 Mujeres que hicieron la historia: Catalina la Grande – Documental

Comparte y sigue leyendo. Gracias :)

Borsch: La súper receta original de la sopa rusa

Si algo nos enseña acerca de la cultura de un país, es su gastronomía. Y si realmente quieres conocer la gastronomía de Rusia, entonces debes conocer la tradicional y original preparación de la sopa Borsch.

Hoy queremos contarte un poco de la historia de la sopa Borsch y enseñarte cómo se prepara en Rusia.

¿Te apetece un plato caliente? ¡Acompáñanos a probar la sopa más popular de Rusia!

 

sopa borsch
Emplatado moderno y minimalista de la sopa Borsch

 

¿Cómo se prepara la sopa Borsch?

La sopa Borsch también es conocida como la sopa rusa de remolacha.

Y este es su ingrediente principal y el que le otorga su color rojo tan característico.

Actualmente, todavía rusos y ucranianos se disputan su autoría, pero al mismo tiempo sigue siendo uno de los platos y recetas más populares de Rusia.

De hecho, los rusos son fanáticos de las sopas, muchos de sus platos típicos son sopas y caldos, pero esta sin duda va a la cabeza.

La sopa Borsch es la sopa más famosa de Rusia y todo un orgullo para la gastronomía del país.

Por otro lado, la sopa Borsch, es una sopa que se consume en toda Europa del este, y además se come caliente o fría.

Y lo más curioso es que con la migración masiva de los judíos, también fanáticos de esta sopa, el Borsch traspasó todas las fronteras hasta llegar incluso a América Latina.

Especialmente en Argentina, hoy día es un plato recurrente.

Compartimos la receta tradicional de la sopa Borsch a continuación.

 

Receta original de la sopa rusa Borsch

Ingredientes para preparar Borsch:

  • 3 remolachas
  • 1 patata
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla
  • 1 diente ajo
  • Laurel
  • Perejil
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Zumo de ½ limón
  • 3 cucharadas de aceite
  • 2 vasos de agua
  • Crema agria o yogur griego
  • Taquitos de jamón, beicon o carne (opcional)

 

Borsch pan
Sopa Borsch tradicional servida en un cuenco de pan

 

Preparación de la sopa Borsch

-. Poner los taquitos de jamón, beicon y/o carne en una olla con abundante agua. Agregar una cucharada de sal y hervir con la tapa medio abierta, a fuego medio, durante 1 hora y media, quitando la espuma gris que suelta la carne (en caso de que hayas seleccionado esa proteína).

-. Una vez que la carne no suelte más espuma gris, añada las hojas de laurel.

-. Paralelamente, pelar la remolacha, cortar en forma de bastoncitos finos, lavar con agua fría. También se recomienda remojar 5 a 10 minutos en agua para que suelte el jugo rojo. Luego, freír en aceite (si es de girasol, mejor) hasta que se ablande.

-. Cortar la zanahoria de la misma forma que la remolacha y echar a freír junto con la remolacha por 3 minutos. Cuando estén listas, vertir en el agua con la carne y el laurel. Cuando la sopa empieza a hervir, agregar las papas cortadas en cubitos.

-. Aparte, saltar la cebolla hasta dorar, luego añadir el ajo.

 

Dato adicional para la preparación del Borsch

-. Cuando la sopa empiece a hervir otra vez, se agrega la cebolla y el ajo junto con otros ingredientes extras cortados en tiritas: el repollo y el morrón. Si se agrega el repollo tiene que ser casi al final porque la sopa no debería hervir mucho tiempo con el repollo, en realidad este debería quedar crudo.

-. Por último se le agrega el perejil picadito, el jugo de limón, una cucharadita de manteca, sal y pimienta al gusto. Cuando todos estos ingredientes estén integrados, revuelva y cocine por 1 minuto más.

 

La sopa Borsch finalmente debería quedar espesa y con los sabores muy concentrados.

Como antes dijimos, se puede servir caliente, recién retirada del fuego o fría.

 

Vídeo Receta de la sopa Borsch

¡Buen apetito Russianlover! Disfruta de tu sopa rusa original. Y para mañana, ¿qué tal unas pelmeni rusas?

No more posts to show

¡NO A LA GUERRA! :(