Es difícil encontrar a alguien en el mundo que no conozca las célebres muñecas de madera que en su interior van guardando de manera continua otra muñeca de apariencia similar o relacionada con un mismo tema. Estas son las famosas muñecas Matrioshkas, tan rusas como el Kremlin o Cheburashka.

 

¿Conoces la historia de estas bellas piezas artesanales?

Respecto al término Matrioshka, el mismo es un vocablo ruso atribuido al diminutivo de matriona o dama respetable, por lo que con el tiempo se ha hecho equivalente a madre o maternidad.

 

Muñeca Matrioshka compuesta por 5 piezas

 

¿Cuál es el origen de las muñecas Matrioshkas?

El origen de las muñecas Matrioshkas se pierde en el camino que naturalmente se construye entre la leyenda y la historia a través del tiempo.

Aunque no existen documentos que respalden dicha hipótesis, se cree que las figuras femeninas contenidas en estas piezas artesanales no nacieron en Rusia, sino en Japón a finales de siglo XIX.

No obstante, la idea de una secuencia de figuras similares contenidas en otras, si es propia de la Rusia de esa época, siendo evidencia de ello el huevo Favergé, creado por primera vez en 1885.

En todo caso se atribuye a un pintor ruso, Sergei Maliutin, la creación de las primeras muñecas de este tipo en Rusia, sirviéndole de inspiración un juego de muñecas japonesas de madera que representaban los siete dioses de la fortuna o Shichi fukujin y que fueron llevadas a Rusia por Savva Mamontov, un mecenas ruso de aquel entonces.

¡No te lo pierdas!
Montaña Rusa ¡Ironías de palabras!

Pero ciertamente, las primeras Matrioshkas certificadas como parte de la cultura rusa datan de 1900 cuando fueron presentadas durante la Exposición Universal de Paris.

En dicha exposición las muñecas llevadas por M.A. Mamontova (esposa de Savva Mamontov) ganaron medalla de bronce y de allí comenzó su popularidad.

Las primeras matrioskas elaboradas por Maliutin tenían la imagen de una muchacha campesina con el traje típico ruso (sarafán) consistente en un delantal, pañuelo en la cabeza y un gallo bajo el brazo.

Al principio se trataba de un juguete constituido por 8 figuras entre las que se alternaban las figuras femeninas y masculinas, y la última era un bebé.

 

Detalle de la última figurita ubicada dentro de la muñeca Matrioshka

 

La construcción de las Matrioshkas forma parte de un proceso bastante interesante y muy particular.

Estas muñecas que forman parte de la cultura rusa son piezas artesanales construidas de alerce, tilo, álamo temblón o cualquier otra madera noble.

Los árboles de donde procede esta madera son talados al inicio de la primavera y puestos a secar durante 2 o 3 años para luego ser torneados.

El maestro artesano selecciona muy cuidadosamente la madera, asegurándose que la misma no tenga nudos ni rendijas.

Primero se realiza la más interna, la cual es de madera sólida y posteriormente se van construyendo consecutivamente las muñecas que se irán superponiendo una sobre otra.

¡No te lo pierdas!
¿Qué tipos de souvenir puedes comprar en Rusia?

El torneado de la madera es un proceso arduo porque no se toman medidas de las muñecas, sino que se van construyendo la que va encima de acuerdo al volumen de la que antecede.

Sin embargo, si el trabajo artístico de la madera conlleva mucho de virtuosismo, el proceso de pintado de las muñecas no se queda atrás.

De hecho, antes se valoraban mucho estas muñecas según el trabajo con la madera, sin embargo, hoy en día es su pintura la que ocupa más la atención de los coleccionistas.

Las técnicas de pintura de estas piezas artísticas rusas varían, puesto que se utiliza tanto la pintura al óleo como las acuarelas, el gouache o las témperas.

Igualmente los motivos han ido variando, pues así como se ha pasado de la representación de figuras femeninas (como madres rusas con llamativos adornos) ahora hay desde líderes políticos hasta cosmonautas representados en estas famosas muñecas.

 

Figuritas matrioshka al descubirto en un conjunto de 9 piezas

 

Las muñecas Matrioshkas como expresión artística

Existe un museo en Moscú que alberga una estupenda colección de estas muñecas y deja ver como las mismas simbolizan una parte importante de la cultura rusa. Este es el Museo Ruso de las Artes Decorativas y Aplicadas.

Este museo se encuentra en funcionamiento desde 1991 y alberga las más resaltantes creaciones manuales que han hecho artesanos rusos desde el siglo XVI hasta la actualidad.

¡No te lo pierdas!
Conociendo el alfabeto ruso

Otro de los museos que también rinden tributo a estas importantes piezas artesanales rusas es el Museo del Juguete Popular Ruso, donde los niños, siguiendo las instrucciones de maestros en la confección de estas bellas muñecas, pueden ellos mismos pintarlas y llevársela como recuerdo.

Entre los Record Guinness también aparecen las muñecas Matrioshkas. Específicamente, el juego más grande de ellas comprende 51 piezas pintadas a mano por la rusa Youlia Bereznitskaia, culminadas el 25 de abril de 2003.

En definitiva, cada vez que veas alguna de estas famosas muñecas recuerda que no solo representan el amor familiar sino también la laboriosidad y creatividad del pueblo ruso.

 

Muñecas Matrioshka expuestas en un mercado

 

Puedes elegir tu muñeca Matrioshka favorita en la tienda rusa de Russian Lover

PATRONES

#RL PATRÓN

#RL MAYOR

#RL MINI

EnglishSpanish