Volamos sobre el río Moskova (Moscú) y los alrededores del puente de Crimea, en la zona del metro Park Kultury.

El cielo está despejado y el frío es intenso (-14 grados Celsius). El hielo se impone en el paisaje de la ciudad, donde millones de personas viven y se desplazan a diario sin importar la adversidad de las condiciones climáticas.

En invierno, la ciudad de Moscú, se convierte en la megápolis de hielo.