La disolución de la Unión Soviética

En la década de los noventa, el mundo se sorprendió con la disolución de la Unión Soviética, una de las superpotencias que había surgido de la II Guerra Mundial y que había dividido el mundo en dos polos.

Aunque los problemas, sobre todo económicos, ya venían presentándose desde la década de los 80, pocos esperaban que se produjera un desplome tan rápido de este poderoso Estado confederado que poseía las armas más poderosas del mundo.

La Unión Soviética tuvo su origen en la Revolución Bolchevique que puso fin a la Rusia Zarista, es decir, a la época cuando Rusia era un imperio y estaba gobernada por un zar.

 

Bandera de la Unión Soviética

 

La disolución de la Unión Soviética: Un tema de película

Entre el 11 de marzo de 1990 y el 25 de diciembre de 1991 las quince Repúblicas que conformaban el Estado más grande del mundo declararon su independencia.

Se trata de un hecho sobre el cual se han realizado muchas películas, series y documentales donde exponen las causas que conllevaron al desplome de la heroica cortina de hierro.

Una de las últimas series televisivas realizadas sobre algunos hechos que rodearon el desmoronamiento de la Unión Soviética es Chernobyl, una producción de HBO.

 

Monumento memorial de los muertos en el accidente de Chernobyl junto al reactor número 4

 

La causas de la disolución de la Unión Soviética

Aun cuando se han realizado críticas sobre el manejo económico y político que realizaron los dirigentes soviéticos, errores que a la larga produjeron la caída de esta potencia contemporánea, es justo reconocer que durante su vigencia se puso de manifiesto el fuerte sentido nacionalista de los pueblos que conformaban esta unión.

Aunque la serie Chernobyl gira en torno a los sucesos que provocaron la explosión de un reactor nuclear en la región de Chernobyl, en ella se hace alusión a algunos eventos que influyeron en la desaparición de la URSS.

Específicamente, en los minutos finales de la serie se afirma que Mijaíl Gorbachov atribuyó gran parte de la culpa del desmembramiento de la Unión Soviética a este grave desastre nuclear.

 

Mijaíl Gorbachov en la Alemania Oriental en 1986.

 

¿De dónde surgió la URSS?

La Unión de las Repúblicas Soviéticas de Rusia, URSS o Rusia Bolchevique, como también era llamada, fue fundada en 1922 cuando finalizó la guerra civil que se desencadenó luego de que Lenin en 1917 derrocara el gobierno bolchevique provisional.

Durante la época que gobernó Stalin el poderío de la Unión Soviética se dio a conocer en el mundo porque inició un ambicioso proyecto de desarrollo industrial, que incluía la construcción de 30 centrales eléctricas y 10 gigantescas hidroeléctricas.

 

Fue una superpotencia militar y tecnológica

La industrialización se intensificó durante el gobierno de Stalin, que sucedió al de Lenin, y paradójicamente, aunque se produjo una hambruna, la Unión Soviética alcanzó un vasto desarrollo industrial.

Aunque se produjeron muchas bajas (Casi 30 millones de soviéticos murieron durante la II Guerra Mundial) la URSS tuvo una participación bastante activa en la derrota sufrida por la Alemania nazi y Japón.

Gracias a esta resistencia heroica la URSS se convirtió en una superpotencia militar.

Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial hasta inicios de la década de los 90 la Unión Soviética afianzó su influencia en el mundo, siendo considerada como la potencia rival de Estados Unidos en las áreas militar y tecnológica.

La URSS inició primero que Estados Unidos la carrera espacial, lanzando el satélite Sputnik I y el ruso Yuri Gagarin fue el primer ser humano en ser colocado en la órbita terrestre en 1961.

 

Surgieron problemas económicos y políticos

Luego de una época donde la economía se vio impulsada por las medidas tomadas por Leonid Brezhnev, quien dirigió la Unión Soviética hasta 1983, sobrevendría una nueva crisis económica

La agricultura soviética se hizo nuevamente improductiva al no poder abastecer a toda la población, por lo que hubo que importar muchos alimentos y esto al final produjo una balanza negativa de pagos.

 

Divisiones Administrativas de la Unión Soviética en el año 1989

 

La Perestroika provocó la disolución de la Unión Soviética

Con el propósito de acabar con la aguda crisis económica el último presidente de la Unión Soviética, Mijaíl Gorbachov inició una profunda reforma económica denominada Perestroika, aunque estas reformas también incidieron en las bases políticas.

Una de estas reformas políticas era permitirle a la república separarse de la unión si más de dos terceras partes de sus residentes en ellas votaban a favor durante un referéndum.

Para 1990 eran ya varias las repúblicas que realizaban actividades económicas y políticas sin el control central de la URSS.

En 1991 la mayoría de los ciudadanos en ocho de las 15 repúblicas votaron a favor de la permanencia de la Unión Soviética, pero aplicando cierta flexibilidad.

 

El fin de la era soviética y la guerra fría

En agosto de 1991 fuerzas extremistas intentan un golpe de Estado contra Gorbachov, quienes fracasan pero el gobierno soviético quedó muy debilitado. De hecho, luego de esto las repúblicas de Lituania, Estonia y Letonia decidieron independizarse.

Ante la presión de fuerzas internas en las restantes 12 repúblicas, el 8 de diciembre de 1991, los presidentes de las Repúblicas Socialistas de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firman el tratado de disolución, pasando a establecer la Comunidad de Estados Independientes.

Finalmente, el 25 de diciembre de 1991 con la renuncia de Gorbachov a la presidencia se declara la disolución definitiva de la Unión Soviética, y con ello el fin de uno de los Estados más grandes que haya existido en la historia de la humanidad.

 

El legado de la Unión Soviética

La Unión Soviética adquirió una inmensa fama de pueblo heroico y abnegado cuando bajo acentuadas condiciones de inferioridad resistió los embates de la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Una de las evidencias históricas donde quedó demostrada la valentía y arrojo de la URSS fue la Batalla de Stalingrado. En ella murieron millones de soviéticos, pero aun así el ejército alemán no pudo traspasar la cortina de hierro y eso fue decisivo para que el Tercer Reich quedara finalmente aplastado.

 

Comparte y sigue leyendo. Gracias :)

Borsch: La súper receta original de la sopa rusa

Si algo nos enseña acerca de la cultura de un país, es su gastronomía. Y si realmente quieres conocer la gastronomía de Rusia, entonces debes conocer la tradicional y original preparación de la sopa Borsch.

Hoy queremos contarte un poco de la historia de la sopa Borsch y enseñarte cómo se prepara en Rusia.

¿Te apetece un plato caliente? ¡Acompáñanos a probar la sopa más popular de Rusia!

 

sopa borsch
Emplatado moderno y minimalista de la sopa Borsch

 

¿Cómo se prepara la sopa Borsch?

La sopa Borsch también es conocida como la sopa rusa de remolacha.

Y este es su ingrediente principal y el que le otorga su color rojo tan característico.

Actualmente, todavía rusos y ucranianos se disputan su autoría, pero al mismo tiempo sigue siendo uno de los platos y recetas más populares de Rusia.

De hecho, los rusos son fanáticos de las sopas, muchos de sus platos típicos son sopas y caldos, pero esta sin duda va a la cabeza.

La sopa Borsch es la sopa más famosa de Rusia y todo un orgullo para la gastronomía del país.

Por otro lado, la sopa Borsch, es una sopa que se consume en toda Europa del este, y además se come caliente o fría.

Y lo más curioso es que con la migración masiva de los judíos, también fanáticos de esta sopa, el Borsch traspasó todas las fronteras hasta llegar incluso a América Latina.

Especialmente en Argentina, hoy día es un plato recurrente.

Compartimos la receta tradicional de la sopa Borsch a continuación.

 

Receta original de la sopa rusa Borsch

Ingredientes para preparar Borsch:

  • 3 remolachas
  • 1 patata
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla
  • 1 diente ajo
  • Laurel
  • Perejil
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Zumo de ½ limón
  • 3 cucharadas de aceite
  • 2 vasos de agua
  • Crema agria o yogur griego
  • Taquitos de jamón, beicon o carne (opcional)

 

Borsch pan
Sopa Borsch tradicional servida en un cuenco de pan

 

Preparación de la sopa Borsch

-. Poner los taquitos de jamón, beicon y/o carne en una olla con abundante agua. Agregar una cucharada de sal y hervir con la tapa medio abierta, a fuego medio, durante 1 hora y media, quitando la espuma gris que suelta la carne (en caso de que hayas seleccionado esa proteína).

-. Una vez que la carne no suelte más espuma gris, añada las hojas de laurel.

-. Paralelamente, pelar la remolacha, cortar en forma de bastoncitos finos, lavar con agua fría. También se recomienda remojar 5 a 10 minutos en agua para que suelte el jugo rojo. Luego, freír en aceite (si es de girasol, mejor) hasta que se ablande.

-. Cortar la zanahoria de la misma forma que la remolacha y echar a freír junto con la remolacha por 3 minutos. Cuando estén listas, vertir en el agua con la carne y el laurel. Cuando la sopa empieza a hervir, agregar las papas cortadas en cubitos.

-. Aparte, saltar la cebolla hasta dorar, luego añadir el ajo.

 

Dato adicional para la preparación del Borsch

-. Cuando la sopa empiece a hervir otra vez, se agrega la cebolla y el ajo junto con otros ingredientes extras cortados en tiritas: el repollo y el morrón. Si se agrega el repollo tiene que ser casi al final porque la sopa no debería hervir mucho tiempo con el repollo, en realidad este debería quedar crudo.

-. Por último se le agrega el perejil picadito, el jugo de limón, una cucharadita de manteca, sal y pimienta al gusto. Cuando todos estos ingredientes estén integrados, revuelva y cocine por 1 minuto más.

 

La sopa Borsch finalmente debería quedar espesa y con los sabores muy concentrados.

Como antes dijimos, se puede servir caliente, recién retirada del fuego o fría.

 

Vídeo Receta de la sopa Borsch

¡Buen apetito Russianlover! Disfruta de tu sopa rusa original. Y para mañana, ¿qué tal unas pelmeni rusas?

No more posts to show

¡NO A LA GUERRA! :(