Al igual que una rosa que abre sus pétalos lentamente hasta mostrar una exuberante belleza interior y exterior, Rusia ha empezado a mostrar muchas de sus regiones que en el pasado fueron consideradas inhóspitas y peligrosas y ahora se muestran como bellísimos lugares donde vive gente amable y cordial dispuesta a dar al mundo lo mejor de sí mismas.

Una de estas regiones es Kamchatka, una península volcánica con una extensión de 1.250 kilómetros cubiertos por ríos de géiseres y valles.

Valle de géiseres en Kamchatka

¿Cuáles son los atractivos que nos ofrece la península de Kamchatka?

Uno de los aspectos más interesantes y que invitan a visitar esta región es precisamente ese carácter de territorio desconocido con el cual permaneció hasta hace poco, pues adentrarse en esta tierra de calderas volcánicas es como sentirse todo un explorador, caminando entre geiseres y avistando osos salvajes desde una distancia cercana pero segura.

Paisaje del territorio de Kamchatka

Es toda una emoción avistar desde cualquier extremo de la ciudad Petropávlovsk-Kamchatski, capital de Kamchatka, los conos de los volcanes Koriakski, Aváchinski y Kozelski, de los cuales dos siguen activos, lo que hace que se produzcan algunas veces emisiones de cenizas y humo al aire y unas leves sacudidas.

Volcán Koriakski

Sin embargo, más allá de esa sensación de novedad que proporciona recorrer sus muchos kilómetros, lo que más impacta de este inmenso territorio ruso es su belleza natural, no solo a nivel paisajístico sino también conformado por una exuberante fauna, especialmente osos.

¡No te lo pierdas!
Tina Kandelaki, bella, emprendedora y embajadora de Liga española en Rusia

De hecho, se estima que existe una población de hasta 30.000 de estos peludos animales, los cuales pueden ser apreciados en forma segura desde la orilla del lago Kurile, que además forma parte de la reserva natural Kronotski.

Oso en las aguas de un río

En esta región hay tantos osos que con mucha razón es llamada “El estado de los osos”, aunque también puedes ver en libertad zorros, renos, alces.

Pero, claro está, es el gigantesco oso pardo el que atrapa todas las miradas por su majestuoso andar e imponente figura.

La mirada del oso pardo

A esta región que permaneció hasta hace algunos años prácticamente vedada para los visitantes e incluso hasta para los propios nacionales, pues se le exigía un salvoconducto, se puede acceder de varias formas: en tren, en avión, en taxi o en coche. Aunque la mejor forma es en avión o en tren, pues se encuentra a 11 horas y media por carretera.

En cuanto a alojamiento puedes quedarte en el hotel Petropávlovsk, donde podrás disfrutar de una excelente panorámica de los volcanes, con precios que van desde los 53 dólares en cómodas habitaciones y hasta cuenta con una biblioteca.

Desde este establecimiento hotelero se organizan visitas guiadas hasta los volcanes, con precios que van desde los 89 dólares, aproximadamente unos 5000 rublos.

¡No te lo pierdas!
Grandes avances científicos y tecnológicos con sello ruso

Estas excursiones comprenden la visita al volcán inactivo Uzon, así como al valle de los Géiseres y el Valle de la Muerte; lo cual debe hacerse desde el aeropuerto de Yelizovo mediante vuelos en helicóptero.

Valle de los géiseres. Fuente: goo.gl/6TvUuf

¿Cómo es la gastronomía en esta región casi inexplorada de Rusia?

No solo puedes disfrutar de la excelente vista de ambientes naturales y libres de contaminación que le brinda la característica de ser una región con una reducida población (apenas sobrepasa los 170.000 habitantes) sino que además puedes disfrutar de delicateses que no encontrarás en otro lugar del planeta.

Por ejemplo, en sus lagos y mares abundan las diferentes especies de salmón, el rojo, el rosado, el plateado, el real, además de cangrejos, calamares y vieiras.

Pero tal vez lo que más puede agradecer un buen paladar a la gastronomía de Kamchatka sea la degustación de un plato muy rápido de elaborar, denominado ikrá-piatiminutka, y que se prepara a base de caviar rojo.

Una auténtica delicia en este ambiente natural; de hecho, algunos restaurantes te lo preparan en plena orilla del río de donde lo extraen. Más fresco imposible. Degustar de esta maravilla gastronómica solo puede hacerse durante el verano, que es el momento en que los salmones desovan.

Sin embargo, en invierno también se puede disfrutar de otros platos a base de caviar, pues el mismo se mantiene fresco, y el precio es mucho más bajo, naturalmente, que en cualquier otro lugar del planeta, porque no supera los 40 dólares, y la gente es tan amable que te permite probar de manera gratuita.

¡No te lo pierdas!
Ivolginsky Datsan: El templo de la sabiduría budista de Rusia

Esta región se hizo más popular debido a una película con el mismo nombre producida en el 2002 y que fue seleccionada para representar a Argentina en los premios Oscar. Sin embargo, aún permanece semiescondida dentro de un ambiente natural, como una maravillosa y exuberante flor que brinda su fragancia a quien la busca.

Película completa. Kamchatka

PATRONES

#RL PATRÓN

#RL MAYOR

#RL MINI

EnglishSpanish