A 30 kilómetros de Ulan Ude, en medio de la extensa Siberia, nos encontramos con un vestigio de la sabiduría budista que ha pervivido oculto en el corazón de Rusia: El templo de Ivolginsky Datsan. 

 El templo Ivolginsky Datsan.Fuente: goo.gl/cU31Hz

 

Uno se podría preguntar, ¿existe el budismo en Rusia?. Pues sí y con una cantidad de fieles bastante numerosa, cerca de 3 millones, constituyendo la tercera confesión más profesada en el país eslavo. La mayoría de los creyentes se localizan en las regiones siberianas y desde el siglo XVIII, tiene una presencia destacada en Rusia.

La “capital espiritual” de los budistas rusos es Ivolginsky Datsan. Es un inmenso complejo monasterial de singular belleza constituido por 8 edificios: los templos, una biblioteca, las habitaciones de los lamas, un museo, y sobre todo, la única universidad budista que podemos hallar en Rusia. En este refugio de la espiritualidad, los que se muestran aptos pueden estudiar filosofía y medicina budista, de manos de los monjes del templo. 

 Templo Ivolginsky Datsan en invierno. Fuente: goo.gl/ZSHZLo

El significado de Ivolginsky Datsan es el siguiente: “El Monasterio, donde la Rueda de la Enseñanza Gira, Llena de Alegría y nos Trae Felicidad”. Un nombre bastante sugestivo y que, nos indica el propósito y la labor que los monjes realizan entre sus muros. Datsan también significa en tibetano universidad aunque, los budistas rusos usan el término también para designar a sus templos. 

Patio de meditación del templo Ivolginsky Datsan. Fuente: goo.gl/qL9uk7

Pero, aparte de la belleza del complejo monacal, oculta una maravilla aún más asombrosa. Se trata del cuerpo momificado del líder del Khambo Lama (el movimiento budista ruso) Dashi-Dorzho Itigilov, nacido en 1852 y fallecido en 1927. Es una historia que es digna de contar: 

Antes de su muerte, Dashi-Dorzho Itigilov reunió a sus seguidores, y les ordenó que realizaran un requiem en su honor y que visitaran su cuerpo en 30 años. Acto seguido adoptó la postura del loto (símbolo de purificación budista) y expiró.

 Treinta años después en 1957, los fieles abrieron su tumba y, asombrados, se dieron cuenta de que su cuerpo estaba incorrupto, su piel estaba suave y sus órganos internos intactos. En 2002, fue examinado por científicos y estupefactos comprobaron que el cuerpo seguía en las mismas condiciones sin rastro alguno de corrupción. 

 Visita de Dmitri Medvédev al tempo Ivolguinski Datsan. Fuente goo.gl/LZtJbP

 

En su honor, los monjes construyeron una sala especial que se solo se abre 7 días al año en donde, puede contemplarse el cuerpo del Lama. Se dice que su mera presencia genera un bienestar en todos los que lo ven y que tocarlo hace que uno se cure de cualquier enfermedad que tenga. 

 

Puedes ver un vídeo sobre esta impresionante momia aquí:

Ivolguinski Datsan. Subtítulos en español

Si quieres más información sobre la arquitectura y las costumbres del monasterio puedes consultar aquí:

La Momia del Monje Budista que ‘volvió a la Vida’

 

Ahora viene lo mejor de todo, ¡es que se puede visitar sin coste alguno!. La entrada a Ivolginsky Datsan es completamente gratuita y el acceso es libre para todos, ya que los monjes siguen los principios de la tolerancia budista. 

Para llegar hasta la zona hay que seguir el siguiente recorrido: Primero, llegar hasta Ulan Ude que son casi 6 horas de vuelo si partimos de Moscú. Una vez allí, podemos llegar en minibus (tarda aproximadamente 40 minutos) hasta el pueblo de Ivolginsky cerca de donde tiene su sede el monasterio. Cuando hayamos llegado al pueblo, tomamos otro minibus y llegamos a las puertas del monasterio. Los monjes son muy amables y todo esta bien organizado pero, se recomienda concertar antes una visita guiada, para poder entender mejor las maravillas y misterios que acoge Ivolginsky Datsan. 

 

Querido Russian Lover, ¿te animas a descubrir los secretos de la cultura oriental ocultos en Rusia?. No lo dudes más, ¡visita Ivolginsky Datsan!.