Mucha gente piensa que estudiar ruso debe ser como un rompecabezas imposible de resolver y es que este idioma siempre ha tenido fama de ser uno más enrevesados del mundo. El hecho de que la forma de las letras cirílicas sea tan distinta a las del alfabeto latino, hace que cualquier persona perciba el idioma ruso más como un jeroglífico extraño que como un idioma que se puede comprender. Además, lo poco que sabe la mayoría de la gente sobre Rusia y su cultura debido al bloqueo mediático de Occidente y la mala propaganda, crea aún más distancia y miedo a la hora de enfrentarse a los libros de aprendizaje de este idioma.

Pero por suerte hay gente valiente y sin prejuicios que me han preguntado de manera directa…

¿Se puede hablar ruso en un año? (LOL)

La respuesta es Sí y No. Como todo en esta vida depende de tu capacidad y voluntad de esfuerzo, horas invertidas, el entorno, la metódica, edad, habilidades naturales, inteligencia, los idiomas estudiados anteriormente etc..

No nos vamos a engañar, el ruso es un idioma difícil que tiene más de 150.000 entradas de palabras registradas oficialmente, unas 70.000 más que el español y muchos de sus sonidos son desconocidos para los hispanohablantes ya que incluye en su alfabeto 10 vocales, 1 semivocal y 2 signos. Además la escritura de sus letras mecanográficas dista bastante de la escritura y estilo de sus letras escritas a mano. Algo a lo que hay que acostumbrarse.

Por regla general, estudiar ruso de manera metódica y con una curva de aprendizaje óptima relacionada con una buena calidad de la enseñanza, es tarea de al menos 5 años. A partir de aquí la integración de los conceptos culturales en el propio idioma y de los aspectos de la vida cotidiana en un entorno rusohablante (vivir en Rusia), puede alargar el proceso hasta más allá de una década. Muchos jamás lograrán nunca hablar fluidamente el ruso.

Pero no te asustes, como he dicho antes, si te esfuerzas y crees en lo que haces, en un año e incluso antes, podrás mantener tus primeras conversaciones en ruso. Lo que significa que estarás hablando ruso aunque aún estés lejos de dominar el idioma. Pero esto te dará muchas tablas para seguir adelante y le cogerás mucha confianza al idioma. El ruso es un idioma mucho más agradecido que el Inglés, pues los resultados son muy gratificantes y notorios que disparan tu curva de aprendizaje de una manera casi exponencial siempre y cuando ya hayas aprendido unas bases establecidas en tu mente.

Lo primero que hay que hacer es perderle el miedo al idioma. Esta barrera se rompe con el aprendizaje del alfabeto cirílico. Y es aquí donde yo digo que el ruso no es lo que parece… Pues quien se empeñe puede aprender el funcionamiento básico del alfabeto cirílico y leer ruso en una tarde. Aprender ruso te hace sentir inteligente, pues estás descifrando ese imposible jeroglífico que tanto imponía. Para colmo, el idioma ruso te lo pone aún más fácil ya que la pronunciación de las palabras coincide con la lectura natural de sus letras. Algo así como pasa con el español y a diferencia del inglés. Eso facilitará mucho también la comprensión auditiva del mismo. Y para acabar de rematar el pastel de facilidades del idioma ruso y salvando las distancias… es un poco como hablar el indio de las películas americanas, pues no tendrás que utilizar el verbo ser constantemente pudiendo decir directamente #Yo Español, #Yo Alto, #Tu simpático. A grandes trechos solo tendrás que preocuparte de aprender tres tiempos verbales (Presente, Pasado, Futuro) y olvidarte de complicarte la vida con subjuntivos, pluscuamperfectos  pretéritos anteriores y todas esas conjugaciones que quizás ya se te han olvidado de cuando estudiaste español en la escuela.

La dificultad del ruso radica en la cantidad de palabras y su morfología, pues la misma palabra puede cambiar de 6 modos diferentes según como se utiliza en relación a las personas, objetos, posesivos etc.. Para que te hagas la idea hasta los nombres personales cambian de forma, tanto es así que si por ejemplo te llamas Oriol como yo, debes acostumbrarte a oír tu nombre en formas como Oriola, Oriolu, Oriolom. ¿Interesante verdad?

En definitiva si te esfuerzas, estudias y eres un poco hábil, puedes empezar a hablar ruso a partir de un año del inicio de tu aprendizaje y puede ser que incluso antes. Nada es imposible, solo tienes que creer en lo que haces y que te guste por supuesto. 

 

¡No te lo pierdas!
4 Perros con sello ruso que adorarás

La religión en Rusia

¿CÓMO ES LA RELIGIÓN EN RUSIA? Existen algunas imprecisiones sobre la práctica religiosa en Rusia, planteándose incluso equivocadamente en ocasiones

Leer más »