El oro de Moscú

El denominado Oro de Moscú hace referencia a la acción que se produjo, apenas dos meses después del inicio de la Guerra Civil Española, de apropiación y vaciado de las arcas públicas con el traslado a la Unión Soviética de 510 toneladas de oro desde su depósito en Madrid.

Este traslado de oro a Rusia se le atribuye a Juan Negrín, entonces ministro de Hacienda en el Gobierno de Largo Caballero. Según fuentes, esto representó el 72,6% de las reservas de oro del Banco de España.

 

Vista de la sede central del Banco de España (Madrid) desde la Plaza de Cibeles. (wikipedia)

 

¿Cómo sucedió este asombroso traslado de oro español a Rusia?

Los detalles de la maniobra nos han sido del todo conocidas, lo que sí se develó fue que se efectuó mediante un decreto reservado de fecha 13 de septiembre de 1936, el cual se limitaba a ordenar esa transferencia a sitio seguro, lo que nunca se dijo es que sería a Rusia.

Otro aspecto administrativo, de control fiscal y legal contemplaba también dicha norma y era que debía hacerse “…una rendición de cuentas ante las Cortes”, pero ésta nunca se produjo.

 

Pero ¿Cómo sucedió? ¿Cómo se hizo el traslado de oro a Moscú sin que nadie lo supiera?

Pues bien, en la madrugada del 14 de septiembre con absoluto secreto fue extraído de las cámaras del Banco de España y trasladado a la base naval de Cartagena, con el fin de  embarcarlo desde allí si se produjese algún rodeo por las tropas franquistas.

Aun cuando en ese entonces el ejército nacional se encontraba estancado en la ciudad de  Madrid, relativamente lejos de aquel puerto, Juan Negrín decidió enviar el oro a Moscú la noche del 25 de octubre de 1936 en cuatro navíos soviéticos, los cuales partieron al puerto de Odessa.

Un testimonio directo por formar parte de aquel desfalco asegura que el presidente no fue informado hasta mucho después debido, en primer lugar, al carácter reservado de la tramoya y en segundo por el “estado emocional” en el cual se encontraba, eso lo justificaba Francisco Largo Caballero.

Además de oculto y solapado, aquella expoliación por supuesto era completamente ilegal: violaba La Ley de Ordenación Bancaria de fecha 29 de diciembre de 1921 (Ley Cambó), que establece que la movilización de reservas debía hacerse exclusivamente bajo la autorización del Consejo de Ministros.

Ese marco normativo incluso estipulaba que el Gobierno sólo puede concurrir a la entidad bancaria y solicitar la venta de oro únicamente “…para influir en el tipo de cambio de la peseta y ejercer una acción interventora en el cambio internacional y en la regularidad del mercado monetario”. De manera que con la operación se incumplió y sobrepasó el límite de la ley.

 

Representación misteriosa de un cofre reluciente con oro

 

¿Cuál era la magnitud del oro de Moscú?

El periodista Laureano Benítez Grande Caballero sostiene que la dimensión de este robo fue desmedido asegurando que “…las reservas de oro del Banco de España, según las estadísticas internacionales, ocupaban el tercer lugar en el mundo, con un valor de reservas movilizables tasado en 718 millones de dólares solamente para la sede de Madrid”.

Por su parte, el investigador Martín Almagro Gorbea afirma que en un balance ofrecido por el mismo Banco de España del 30 de junio de 1936, valoraba las reservas en “…2.202 millones de pesetas-oro, equivalente a 5.240 millones de pesetas efectivas […], solamente por su contenido metálico, ya que su valor numismático estaría en torno a los 20.000 millones de euros”.

Aún transcurrido muchos años de este traslado de oro desde España hasta Rusia y aún quedan importantes interrogantes para la reflexión, por ejemplo, ¿Por qué se eligió a Moscú como destino? Pero más interesante es saber finalmente…

¿A dónde fue a parar el oro de Moscú?

 

¡Comparte con los tuyos! Gracias :)
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on pinterest
VIAJAR A RUSIA
¡Suscríbete a Russian Lover y prepara tu viaje a Rusia!