Tengo que reconocer que soy más de frío que de calor, por este motivo nunca me asustó el invierno Ruso. Para mi el frío es energía, vida, bienestar y salud. De hecho como se dice en Rusia, el individuo en el frío se guarda mejor. Y es que el frío hasta congela el proceso de envejecimiento, contra más al norte y en condiciones más frías vive la gente, os daréis cuenta de que sus pieles son más tersas, más jóvenes y en general el aspecto de la persona en cuestión es mejor. Además vivir con temperaturas bajo cero nos asegura la esterilidad del ambiente y muchas menos probabilidades de contraer enfermedades. 

Pero el frío no es para gente holgazana y este te obliga a ser fuerte y a luchar contra las adversidades. En definitva que al solecito se está muy bien, pero el frío es un amigo a tener en cuenta sobretodo para aquellos que se asfixian con más de 25 grados de temperatura como yo.

¿Pero como aguantas viviendo en Rusia Ory? Yo me moriría de frío… No podría vivir allí…

Bueno aveces es mejor morirse de frío, que de hambre, de soledad u otras cosas. Las circunstancias de la vida y los caprichos del destino nunca sabes por donde te van a llevar. Pero una vez en Rusia y pasados los primeros meses e incluso ya los primeros inviernos, puedo decir que el frío se soporta. Pues no queda más remedio y ya sabéis… El ser humano se adapta a todo. Además que no salimos desnudos a la calle. Si sales bien preparado no deberías pasar nunca frío.

Pero este año y ya entrando el mes de Mayo, tengo que decir que el invierno se me ha hecho largo. Que digo largo no, larguísimo. Y no ha sido un invierno para nada duro ni han caído cantidades de nieve industriales. De hecho tenía la idea de hacer varios reportajes más con los paisajes nevados y no me ha dado tiempo. Será por el cambio climático o no sequé yo… pero nieva poquito últimamente, al menos en Moscú.
Pero la cuestión es que este año el invierno ha sido duro porque se ha alargado más de la cuenta. Ya empezó temprano apretando el frío desde octubre en los meses de otoño, y ahora ya llevamos más de dos meses de primavera rusa que ha resultado ser más fría que el propio invierno español. Vamos que no da tregua el freezer y que uno no puede salir confiado a la calle a tomar el sol.

Aunque toquemos madera, parece que ha llegado por fin el punto de inflexión definitivo y podemos oficialmente dar la bienvenida a la temporada de primavera-verano real. Y es que hoy es el primer día que hemos superado los 20 grados positivos y teniendo en cuenta que hace 4 días seguían cayendo copos. Me encanta justo esta época del año cuando comparando los pronósticos entre Moscú y mi ciudad natal Barcelona, puedo decir que… ¡se está mejor en Moscú!

 

¡Pero no voy a hacer el gafe… que de repente se gira un huracán de la estepa y nos levantamos con 4 capas de hielo! Las temperaturas mínimas no engañan. Y aún aparecen 6 y 7 grados algunas noches… Sí eso es frío. Y para muchos invierno. Y el primer síntoma de que el invierno sigue latente es que aún no nos han parado la calefacción comunal. Hasta que no aguante el calor al menos 5 días seguidos no nos libramos de este asadero hogareño. Frío, calor, frío. calor, frío, calor… Que locura. Si el rublo no estuviera por los suelos, dentro de dos semanas me estaba bañando en las playas de Menorca. ¡Maldita crisis!.

 

¡No te lo pierdas!
La maleta, el alma de tu viaje.

 

 

La religión en Rusia

¿CÓMO ES LA RELIGIÓN EN RUSIA? Existen algunas imprecisiones sobre la práctica religiosa en Rusia, planteándose incluso equivocadamente en ocasiones

Leer más »