¿Qué cuentos contaban al calor del fuego los pueblos que vivían más allá de los Urales?

¿Qué relación tenían estos pueblos con los bosques y los animales?

La respuesta a esas y otras preguntas está en la selección de cuentos siberianos traducida al español por Ekaterina Balabonina y Miguel Ángel Julià y que puedes consultar en https://cuentosiberianos.wordpress.com/

¡Buena lectura!

Dos amigos

Había una vez dos jóvenes amigos, uno se llamaba Adychak y el otro, Kechok. Se querían mucho y se juraban lealtad eterna el uno al otro.

Adychak a menudo decía que se parecía en el carácter a su padre, un hombre valiente, y que, junto a él, su mejor amigo, Kechok, no tendría nunca miedo de cruzar ningún bosque, ni siquiera el más frondoso, ni siquiera de noche.

Cuando Adychak decía esto, Kechok siempre lo escuchaba en silencio, pero guardó sus palabras en la memoria.

Un día caminaban por un sendero de la taiga cuando a su encuentro salió un oso. Adychak fue el primero en verlo e inmediatamente echó a correr hasta que encontró un árbol y se encaramó a su cima.

Kechok, en cambio, se quedó solo en el camino. El oso iba a por él y el joven tropezó y cayó de bruces al suelo. Kechok se hizo entonces el muerto. El animal se agachó sobre el astuto chico, olfateó su cabeza y, convencido de que estaba muerto, se marchó del lugar.

Cuando el oso se hubo retirado, Adychak, mirando a lado y lado, bajó del árbol y le preguntó a su amigo:

– ¿Parece que el oso ha hablado contigo?

– Sí.

– ¿Y qué te ha dicho?

– Me ha dicho: “Nunca, Kechok, vayas a la taiga con amigos que se encaraman a los árboles como ardillas cobardes”.

Entonces, Adychak, avergonzado por las palabras de su amigo, se fue a su casa y Kechok prosiguió con su camino por la taiga.

 

Cuento del pueblo Jakasio.Traducción de Ekaterina Balabonina y Miguel Ángel Julià

Visita:
https://cuentosiberianos.wordpress.com/