¡Hola a todos!

Últimamente me está entrando una sensación de vértigo psicológico incontrolable al juntar en mi  cabeza todas las ideas que llegan a mi a través de los medios de comunicación, cine, youtube, revistas, internet etc..

Mientras por un lado algunos ya se imaginan un futuro cercano en Marte con robots y humanos criogenizados, en tierra firme siguen estallando bombas, se crean nuevas fronteras en tiempos de globalización y las religiones   batallan contra la nueva sociedad de valores individuales post-neoliberales. Nos hemos subido definitivamente a un tren de velocidad exponencial que hará cambiar nuestras vidas y la manera de entender TODO cada dos telediarios. Inevitablemente todo esto conducirá a enfrentamientos sociales a todos los niveles para los que deberemos ser cautos y mantener la calma.

Creo que es normal que todos estemos perdiendo un poco el norte  en los tiempos que corren y que nos cueste entender un poco la diferencia entre lo que está bien y lo que está mal. A mi sinceramente ya me cuesta distinguir entre la realidad y la ficción. Si tenemos en cuenta  que llevo ya casi 4 meses viviendo sin temperaturas por encima de los 0 grados, la confusión es máxima.

Todo esto lo digo porque ante la ola de información y desinformación  a la que estamos sometidos es muy difícil sacar conclusiones y especular con lo que va a pasar en el mundo y consiguientemente posicionarnos como individuos en él. En un mundo dividido elegir entre un bando u otro y acertar es prácticamente imposible. Además estamos sometidos a un montón de miedos y amenazas que nos están inyectando directamente en nuestro subconsciente sin darnos cuenta. Nuestro instinto humano falla en territorio hostil.

Bien, toda esta introducción improvisada y quizás demasiado abstracta tan solo la he escrito para presentaros un pequeño cortometraje Soviético creado en 1978  por el director Vladimir Tarasov. Se llama CONTACTO y no tiene ningún tipo de diálogo verbal así que lo podéis entender perfectamente. 

A modo de sinopsis, el cortometraje nos habla de un contacto de un ser humano con un ser extraterrestre que llega al mundo para estudiarnos. Este ser viene a representar lo desconocido, el más allá, lo nuevo, lo misterioso etc.. En este primer contacto quedan reflejados los miedos y prejuicios que tenemos ante lo que desconocemos y nuestro instinto  naturale o inducido  a pensar que corremos peligro ante un ser extraño. Este miedo y estos prejuicios los solemos tener los seres humanos con la gente de otras razas, países y culturas. Por eso os propongo que intentéis aprender por vosotros mismos y sacar vuestras propias conclusiones a través de los trabajos de campo y las experiencias en el mundo real.  Todo lo que veáis con vuestros propios ojos es 1000 veces más real que lo que os puedan llegar a contar. Creo que no hace falta que creemos extraterrestres imaginarios en nuestro propio planeta.

Si bien no me voy a enrollar más, tan solo quería deciros que pase lo que pase en este mundo o fuera de él, lo más importante es que encontremos una manera de entendernos con nuestro entorno y establezcamos ese contacto tan necesario para conservar nuestra esencia humana y nuestro carácter social que nos dota de personalidad. Creo que podemos aprender los unos de los otros y siempre encontrar un lenguaje común como el extraterrestre y el hombre del cortometraje CONTACTO.

¡Espero que os guste!

 

¡No te lo pierdas!
Marussia, el ultradeportivo ruso

La religión en Rusia

¿CÓMO ES LA RELIGIÓN EN RUSIA? Existen algunas imprecisiones sobre la práctica religiosa en Rusia, planteándose incluso equivocadamente en ocasiones

Leer más »