No tenía previsto hablar sobre este tema, pero debido a que la polémica sobre los resultados del festival de música Eurovisión 2016 está en estado de ebullición y he recibido muchos mensajes públicos y privados en mi cuenta de Twitter (@ory85) de gente realmente indignada, no podía dejar de aportar mi pequeño granito de arena.

Para los que no sepáis de que va la cosa, a resumidas cuentas lo que pasó es que el festival de música más famoso de Europa (EUROVISIÓN 2016) lo ganó Ucrania, con una canción llamada ¨1944¨ con un contexto político claro que narraba acerca de las deportaciones masivas que sufrieron los Tártaros en la península de Crimea a manos del estalinismo.
Lo que sabe menos gente y tal como reconoció la cantante ucraniana Jamala en una llamada telefónica de un programa ruso en el que el presentador se hizo pasar por el Ministro de Cultura de Ucrania,  es que la canción en cuestión fue escrita en 2014 después de la adhesión de la Península de Crimea al contexto de la Federación Rusa. La primera intención era titularla ¨2014¨ y hacer una referencia concreta a la situación reciente en Crimea denunciando una INVASIÓN de carácter militar a manos de Vladimir Putin. Evidentemente la canción sufrió un severo maquillaje para poder introducirse en el festival y no generar demasiada polémica en un primer instante.

 

¿Que pasó en Crimea en 2014?

Para los que tengan mala memoria o hayan leído artículos demasiado manipulados, en Crimea lo que se llevó a cabo en 2014 fue un referéndum democrático pacífico donde el 96,77 por ciento de los votantes estuvo a favor de adherirse a Rusia de nuevo. Y digo de nuevo porque en Febrero de 1954 el presidente de la U.R.S.S Kurshev regaló literalmente este territorio a Ucrania en conmemoración del 300 aniversario de su adhesión a Rusia. La cuestión es que por aquel entonces no se preguntó a nadie y los Rusos que vivían en Crimea despertaron al día siguiente en territorio Ucraniano y con un pasaporte más que caducado.
Así pues el referéndum llevado a cabo en Crimea por Vladimir Putin en 2014, permitió devolver a Rusia un territorio que fue locamente y antidemocráticamente dejado en las manos de Dios. Nadie se imaginaba que la U.R.S.S se resquebrajaría y que miles de habitantes rusos perderían su nacionalidad por mucho tiempo en contra de su voluntad.

Reconozco que la verdad absoluta sobre este tema la desconozco y no soy quien para hablar de legalidades u irregularidades políticas más o menos concretas. Lo que si sé a ciencia cierta es que en el año 2014 en Crimea no hubo ninguna invasión, ni miles de soldados rusos atacando las tierras Ucranianas como algunos periódicos predicaban. ¿Y por qué estoy seguro de esto? Porque yo estuve allí, en Crimea. Concretamente en Julio de 2014 y además  fui de vacaciones playeras. Y debo decir que fueron las vacaciones más tranquilas de mi vida. Mar, sol, buena comida, lugares increíbles y ningún tanque ni soldado. Además hasta aprendí a montar a caballo. La gente de la zona más agradable imposible y todos felices como perdices de ser rusos oficialmente otra vez.
Me acuerdo de hablar con mis familiares y amigos que me decían…

-.Estás loco, ves con cuidado, allí hay una guerra, hemos visto las noticias … ¿Que haces en Crimea?

Y yo… allí tumbado en la arena tomando unos refrescos y comiendo unas gambas riquísimas. La verdad, ese viaje me hizo reflexionar mucho y desde entonces no he dejado de comparar las noticias que nos llegan. Tener esto en cuenta porque este año vamos a oír hablar mucho de CRIMEA.

 

¡No te lo pierdas!
Las mujeres más valientes del feminismo en Rusia

Yo en Crimea, año 2014.

 

El guión macabro de Eurovisión y la rusofóbia inducida.

Me encanta Eurovisión y considero que es el formato y show audiovisual por antonomasia y de momento no tengo previsto dejar de verlo. Como amante del mundo televisivo da gusto ver la excelencia del trabajo de profesionales técnicos y artistas.
Pero claro, todo se va al garete y el mal sabor de boca llega con las votaciones con trasfondo político, aunque también hay que reconocer que siempre han tenido su morbo y muchos nos quedamos enganchados ante el televisor para pasar el rato, reírnos y ver como la lían un poco. A los de Eurovisón les gusta que hablen de ellos, aunque sea mal. Por eso la polémica va unida al programa. Pero es que este año y viviendo el caso de Rusia en primera persona, se les ha ido la pinza de las manos al jurado del festival hasta tal punto que la gente se ha sentido insultada y humillada. Y es que han trascendido los intereses políticos hasta un punto impensable en el momento más crítico para las relaciones entre los países Europeos y del mundo en un difícil contexto de crisis y estado de guerra más que anunciado.
Audiovisualmente hablando Rusia era la favorita en todas las apuestas por goleada. Sergey Lazarev no solo cantó una pegadiza canción sino que subió por primera vez desde un escenario hasta el cosmos para lograr tocar literalmente las estrellas por una pared tridimensional difícil de describir con palabras. Sergey realmente impresionó al mundo mostrando el potencial artístico, técnico y musical ruso representando de manera sublime a un país que no tiene límite en sus capacidades. Pero el escaparate más grande del mundo de la música le cortó las alas para dejar claro una vez más que por más esfuerzos que se hagan Rusia esta condenada al fracaso aún teniendo el apoyo mayoritario de la gente.
Algunos me han escrito indignados hablando de NATOVISION con todo lo que eso implica y yo personalmente hablo de CRIMEAVISION porque este fue el punto de inflexión que desencadenó una nueva guerra fría y la crisis provocada que están viviendo Rusia y otros países incluso más allá del charco. Se me ponen lo pelos de punta con pensar en el campeonato del mundo de la FIFA RUSIA 2018 donde Rusia tiene una oportunidad de oro para mostrar su grandeza al mundo. Solo con que Rusia le muestre al gran público y sin censuras la mitad de lo que mostró en los marginados Juegos Olímpicos de SOCHI 2014, será impresionante. Pero me temo que el boicot será de dimensiones estratosféricas.

Yo creo que ya he hablado demasiado y sin ánimos de alargarme más os dejo la transcripción de un Tweet que leí antes del festival y me llamó la atención. Espero que sirva para que reflexionemos sobre la inexplicable predisposición de mucha gente a odiar a Rusia y al deseo incomprensible de que se hunda, aunque realmente Rusia, su arte, su historia y  su cultura es lo que hace feliz a mucha gente.

 

¡No te lo pierdas!
El Chernobyl de Ladas tuneados.

Transcipción del TWEET.

yo: odio la canción de rusia
yo: odio la puesta en escena de rusia
yo: que no gane rusia
yo: veo el video de la semi de rusia mil veces

Para los que queráis quejaros por la injusticia ocurrida en el festival de Eurovisión y no creáis que Ucrania sea la ganadora justa, podéis firmar en el portal CHANGE.ORG en el siguiente enlace:

https://www.change.org/p/european-broadcasting-union-make-eurovision-song-contest-revise-the-results-of-the-song-contest-2016

PD. Felicidades a Barei, la representante Española en Eurovisión y la única que hizo levantar al público de sus asientos. Ella también fue víctima de la manipulación de las votaciones. Ánimos y a seguir adelante mostrando arte y cultura.

 

¡No te lo pierdas!
Tina Kandelaki, bella, emprendedora y embajadora de Liga española en Rusia

La religión en Rusia

¿CÓMO ES LA RELIGIÓN EN RUSIA? Existen algunas imprecisiones sobre la práctica religiosa en Rusia, planteándose incluso equivocadamente en ocasiones

Leer más »