El frío conserva el cuerpo y la mente. Quien no se lo crea tan solo tiene que ver a esta increíble abuelita patinando como una escolar por el hielo del lago Baikal. ¡Esto sí que son ganas de vivir!