La heroica ciudad de Stalingrado | Russian Lover Site

La heroica ciudad de Stalingrado

Tal vez una de las ciudades más interesantes para todo aquel que decide Viajar a Rusia sea Volgogrado, la ciudad que ha cambiado dos veces de nombre y que tiene como característica especial ser el lugar donde cambió la historia del mundo.

 

 

En una época esta ciudad de la Rusia Europea se llamaba Tsaritsyn,  luego en 1925 cambiaría su nombre a Stalingrado, denominación que llevaba cuando se desarrolló una batalla cruenta entre el ejército alemán y la resistencia rusa en plena Segunda Guerra Mundial. Stalingrado es la ciudad del respeto por el sacrificio de millones de soldados en plena Rusia.

Nuevamente en 1961 deciden rebautizarla con el nombre actual (Volgogrado) que significa ciudad del Volga, el río más largo de Europa.

 

Mamaev Kurgan
Estatua de la Madre Patria de Volgogrado coronando la colina Mamáyev Kurgán

 

¿Qué hace tan especial a esta ciudad rusa a orillas del Volga?

La hazaña que se desarrolló en la ciudad de Stalingrado y que la ha hecho motivo de películas y conmemoraciones se debió a la gran resistencia que opusieron los soldados rusos ante el avance alemán, y aunque murieron millones de combatientes la ciudad no se rindió, y esto significó una gran derrota material y moral para el Fuhrer.

En honor a esta resistencia heroica se levantó una gran estatua que es visitada por todos aquellos que agradecen el gesto noble del pueblo ruso ante la cruel ambición nazi. Esta estatua mide 85 metros y se conoce con el nombre de Estatua de la Madre Patria.

 

Monumento de la Madre Patria en la ciudad de Volgogrado

 

La batalla duró casi medio año, pues empezó en agosto de 1942 y finalizó en febrero de 1943 con la rendición de la Wehrmacht nazi liderada por el general Friedrich Paulus, y lo más impactante de esta considerada la más sangrienta de las confrontaciones que se vivió durante esa guerra, era que el ejército rojo no tenía comida ni como abrigarse, porque los alemanes le habían impuesto un cerco impidiendo que entraran o salieran de la ciudad, mientras que por aire los aviones alemanes bombardeaban la ciudad.

Sin embargo, los soldados de Stalingrado jamás se rindieron y esto significó una gran derrota moral para el Fuhrer, pues significaba que no era tan invencible después de todo y que el ejército alemán no era capaz de soportar las condiciones duras del invierno ruso.

 

 

Aunque esta ciudad no es una gran metrópoli, pues apenas tiene más de 1 millón de habitantes, ha experimentado un gran crecimiento y ha demostrado ser una urbe muy receptiva para el visitante, hecho comprobado durante el pasado Mundial de Fútbol de la Fifa cuando sirvió de escenario para los partido de la fase de grupos.

Sin embargo, más emblemático fue haberse celebrado en el estadio Volgograd Arena de esta heroica ciudad el partido final de la Copa de Rusia, justamente 75 años después de la Batalla de Stalingrado.

 

Volgograd Arena
Estadio Volgograd Arena junto al río Volga

 

Existe una leyenda de que esta ciudad ama tanto el fútbol que apenas ganada la guerra organizaron un partido entre el equipo de casa, el Dinamo y el Spartak de Moscú; y aunque se dice que fue llamado el partido de las ruinas de Stalingrado, en realidad fue jugado en una parte de la ciudad que no fue destruida.

Lo más increíble es que como gesto representativo de los bombardeos que sufrió la ciudad años atrás se lanzó desde un caza el balón con que se iniciaría el partido.

 

¿Qué puedes encontrar en Volgogrado cuando la visites?

Hoy los habitantes la ciudad de Stalingrado, conscientes del privilegio que es haber contado con una generación que luchó con sacrificio por la libertad de la que hoy disfrutan, rinde homenaje a los caídos con diversos sitios que recrean las escenas vividas en esa batalla.

Uno de estos sitios es el Museo Panorama de La batalla de Stalingrado, y que reúne toda una serie de elementos que hacen honor al drama sufrido por los nobles soldados rusos en plena lucha.

Pero más impresionante aún es Mamáiev Kurgán donde se encuentran enterrados más de 36.000 soldados que dieron su vida por la patria amada. En este complejo funerario se aprecian muchas estatuas colosales que rinden homenajes a los héroes caídos.

 

 

Más allá de este camposanto se encuentra otro lugar de homenaje, llamado la Sala de la Gloria Militar, que recibe a los visitantes con una escultura representativa de una mano que sujeta un pebetero, donde siempre está encendida una llama en honor al bravío ejército rojo.

Otro sitio de interés es la Catedral de Nuestra Señora de Kazán, que resistió los embates de los bombardeos, y aunque muchos edificios muestran las huellas de la lucha, la ciudad actual también posee muchos parques y plazas, y hasta un planetario, como indicadores de que es una urbe que también sabe vivir en paz.

Sin embargo, el respeto es tal a estos hechos que se vivieron, que existe un árbol que fue quemado y casi arrancado, pero hoy aunque en cierto modo entorpece el crecimiento de la ciudad, nadie se atreve a tocarlo y permanece como una muestra de la férrea voluntad de un pueblo que se opuso a la tiranía durante la batalla de Stalingrado.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest