19/20: El invierno más caluroso de la historia en Moscú | Russian Lover Site

19/20: El invierno más caluroso de la historia en Moscú

Escribo estas líneas a 3 de Marzo de 2020 desde Moscú. Esto quiere decir que según el calendario ruso estamos de lleno en tiempos de Primavera rusa.

Sí, en esta zona la primavera empieza oficialmente ya el día 1 de marzo.

Y ya sabéis, la primavera la sangre altera, la florecita, la hierbecita, el sol reluciente…

 

– Espera… ¿qué estamos en primavera ya?

 

No sé si se me olvidaron la estaciones del año que aprendí en la escuela…

Primavera, Verano, Otoño, Invierno…

 

– ¿Invierno…?

¿Cómo que estamos en primavera? ¿Y el invierno?

¿Dónde quedó el famoso invierno moscovita?

¿Me convertí en oso y no me di cuenta? ¿He pasado hibernando 6 meses?

 

El mundo parece estar demasiado ocupado con el coronavirus y otras carambolas políticas como para sacar a la palestra otro tema de importancia mastodóntica. Al menos, a mi parecer. El cambio climático será provocado o no. Pero negar que existe no es ya una respuesta válida.

Quizá donde el buen tiempo ya reina por configuración estándar este hecho no ha ocupado más que algún titular como: Temperaturas 10 grados por encima de la media para el mes de… o Groenlandia registra las máximas temperaturas para esta época del año. A la gente le gusta y le parece normal tomar el sol en las playas del Mediterráneo en invierno…

Sí, Greta Thunberg dice muchas cosas que salen en las noticias pero a conveniencia de los que mandan arriba. Pobre Greta y pobre mundo…

Seguramente a día de hoy nadie mejor que un australiano sabe por donde van los tiros de todo esto, porque con los incendios desproporcionados que han sufrido estos últimos meses tendrán razones para estar preocupados (y mucho) con las aberraciones climáticas que están sucediendo y se avecinan.

En España, por ejemplo, se dio hace poco una borrasca también destacable y más o menos catastrófica. Todo esto no es casualidad. Aunque se olvida fácil con otras muchas distracciones.

Terremotos, plagas, calimas…

En cualquier caso, los incendios, las borrascas y cualquier fenómeno natural extraordinario son un añadido extra. Una consecuencia, un problema, algo que se suma a nuestras vidas, aunque sea negativo.

Pero yo quería denunciar un robo.

Enserio, este año no ha habido invierno en Moscú. LITERALMENTE.

Aquí no ha habido ningún problema, al contrario. Pero este año no solo hemos batido récord de temperaturas para el mes de enero, sino que han desaparecido las temperaturas negativas máximas y apenas ha nevado más que unos copos simbólicos 4 o 5 veces. Ese tipo de nieve que al día siguiente no queda nada.

Lo de las temperaturas negativas máximas lo explico mejor.

En Moscú, si hay algo difícil de soportar a largo plazo es el invierno. Un invierno que castiga con su frío y su duración. Una época del año que incluso durante mucho tiempo no regala temperaturas por encima de los 0 grados. Pues por ejemplo, era típico vivir, el año pasado mismo durante el mes de enero entre temperaturas de -10 y -5 grados. Eso es lo realmente duro del invierno típico ruso, que no da tregua ni en las horas más supuestamente cálidas del días.

Este año, prácticamente hemos vivido cada día en temperaturas positivas. Sin tener cálculos científicos ni estadísticas profesionales, me atrevo a decir que entre 7 y 15 grados por encima de la media habitual.

Voy a ejemplificar a continuación un poco con unas fotos que tomé el día 18 de enero. Fue un día soleado en Moscú, así que decidí salir a pasear y tomar unas instantáneas con el móvil por el parque Lefortovsky. Ese día en mi barrio se alcanzaron los +8 grados de temperatura. Algo totalmente surrealista.

 

Lefortovo
La hierba verde crece en el Lefortovsky Park de Moscú a 18 de enero de 2020

 

En esta primera foto que acabamos de ver se puede ver como el Lefortovsky Park luce de una manera totalmente anómala para la que se supone la época más fría del año en Rusia. En lugar de nieve y hielo, las aceras del parque están despejadas y la hierba aprovecha el tenue sol para empezar a crecer.

 

 

lago moscú
Patos descansando y nadando en un lago semi congelado del Lefortovsky Park de Moscú

 

Normalmente una de las atracciones más simbólicas del invierno moscovita es ver los parques de la ciudad helados. Incluso pudiendo pasear por encima de ellos sin ningún riesgo, aunque está prohibido. Pues bien, como se puede apreciar en esta foto, el agua del lago no llegó a congelarse por completo. Algunos patos están reposando sobre el hielo y otros flotan en el agua. Esto es algo impensable para un invierno típico moscovita. Me atrevería a decir que de ciencia ficción.

 

 

¿Un campo de fútbol con hierba verde en invierno en Moscú? Qué baje Messi y lo vea.

 

 

Seguramente, este año se creó una nueva estación en Moscú, la neoinvierno.

A pesar de que las temperaturas han sido exageradamente altas, el ambiente se ha mantenido frío y gris. Ni hemos tenido invierno auténtico ni podemos hablar de una primavera anticipada como tal. La ausencia de frío extremo y consigo la falta de bolsas de aire de alta presión ha hecho que este año también se haya vivido con menos sol de lo habitual. Ha sido un año dominado por las nubes pero con ausencia de precipitaciones.

En cualquier caso, he visto a mucha gente encantada con esta nueva tendencia de temperaturas ya que ha hecho mucho más llevadero el invierno. Por no decir, que el gobierno ruso se habrá ahorrado un montón en la calefacción pública.

Este año en algunas zonas de España se ha pasado mucho más frío que en Moscú.

Tan solo la última semana de enero dejó temperaturas de hasta -10 grados, pero fueron días contados. Este año no ha nevado enserio, como mucho nevaditas de 3 o 4 centímetros. Más bien agua nieve.

¡Este año no he limpiado en Moscú la nieve de mi coche ni una sola vez!

Ni cristales congelados, ni puertas atascadas. Por no hablar de que este año no hemos  utilizado el maletero del coche como congelador.

Poner las ruedas de clavos en el coche ha sido totalmente inútil y un gasto innecesario.

Y bueno, creo que con estas palabras puede parecer que me esté quejando cuando otros años precisamente denunciaba el exceso de frío y ciertas incomodidades relacionadas.

¡Este año no he utilizado guantes ni una vez en Moscú!

¿Esto es bueno o malo?

En realidad, todo esto es tan exagerado que me preocupa.

Y son demasiadas coincidencias en el mundo para obviar que algo grave está pasando.

¿Será que el polo norte magnético se desvía hacia Siberia?

La contaminación, el cambio climático, influencias cósmicas, geoingenieria, un ciclo natural….

Sea como sea y lo que sea, ahora parece que no toca hablar de quien robó el invierno ruso. El año que viene ya veremos si nos lo devuelven o cuales son las consecuencias.

Ahora es más urgente saber como cambiará nuestras vidas el coronavirus.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest